¿Cómo se construye la estructura metálica para un edificio de tecnología aeroespacial?

Integralia ha finalizado las obras para levantar la estructura metálica del edificio tecnológico de Iberespacio, destinado a albergar el centro de desarrollo y producción de equipos para control térmico con el que la empresa compañía afianza su presencia en el sector aeroespacial.

Ubicado en el Polígono Industrial Casablanca de la localidad madrileña de Torrejón de Ardoz, el proyecto se puede dividir en dos tipologías zonas claramente diferenciadas, “tanto por los trabajos que se desarrollarán en ellos como por la tipología estructural empleada”, como explica Isabel Ruiz del departamento de Ingeniería de Integralia.

Por una parte, el edificio de oficinas está formado por pórticos de acero de nudos rígidos de 4 metros de  altura a los que se le unen de manera articulada las correas que soportan el forjado de chapa colaborante. Las luces típicas son de 8 metros para vigas y de 5 metros para correas, con una separación de 2 metros.

iberespacio

El equipo de ingeniería de Integralia planteó una solución para las uniones rígidas entre vigas y pilares mediante el empleo de chapas de testa y tornillos, siguiendo lo especificado para esta tipología de uniones en la normativa vigente. Las uniones articuladas entre correas y vigas se plantearon mediante unión con chapa simple y tornillos realizando todas las comprobaciones que para esta tipología de unión marca igualmente la actual normativa. Dado que la longitud de los pilares dificultaba su transporte se procedió a enviarlos en dos partes para su posterior unión en obra mediante el uso de cubrejuntas de alas y alma.

Por otro lado, el edificio de producción se resolvió tipológicamente mediante cerchas  tipo Pratt de canto 2,5 metros y luz entre pilares de 20 metros. Las cerchas que se transportaron a obra completas se apoyaron sobre pilares y están separadas 6,7 metros. Sobre las cerchas se apoyan las correas que son las encargadas de soportar el peso de la cubrición y resto de cargas gravitatorias. Estas correas son continuas sobre las cerchas y sus uniones se realizan en zona de momentos nulo (Gerber).

La estabilidad de la cubierta se logra mediante arriostramientos en cruz de San Andrés. Para remar, las distintas naves disponen de vigas carrileras para puentes grúa así como de varios forjados intermedios para almacén y “Sala Blanca”.

La obra de estructura metálica se encuentra culminada y conforma un nuevo proyecto de éxito de Integralia.